Por qué el Facility Management

Tradicionalmente la gestión de los inmuebles se limitaba a las facilities, es decir a las instalaciones de los inmuebles, y estaba asociada principalmente al servicio de mantenimiento. Los modelos de organización empresarial de entonces y las necesidades de soporte existentes eran muy diferentes a las de hoy.

Actualmente estamos inmersos en la era de las tecnologías de la información y de la globalización y el lugar de trabajo se está redefiniendo, no sólo en su parte física sino también conceptualmente, de manera que se va alcanzando progresivamente una mayor flexibilidad en cuanto a su ubicación y a los usos que se hacen de él, todo ello derivado de una mayor movilidad de los empleados posibilitada a su vez por esas tecnologías.

Los modelos de gestión también evolucionan hacia aquellos en los que las actividades de soporte se transfieren cada vez más a terceros y sobre las cuales el Facility Management debe buscar las opciones más adecuadas y ejercer su control y gestión.

La consecuencia de todo esto es la aparición tanto de nuevas necesidades de servicios como de nuevas oportunidades a la hora de encontrar sinergias y mejorar la gestión. Y es esta disciplina, el Facility Management, la que permite que esas necesidades se cubran y que se detecten y aprovechen esas oportunidades, adaptando el entorno de trabajo a la nueva situación e incrementando al mismo tiempo la satisfacción de los empleados de la organización, empleados que son ahora tratados como clientes internos.

La consecuencia de todo ello es que en la actualidad la gestión debe ser aplicada a un amplio y diverso abanico de servicios y desde todos los niveles del management (operativo, táctico y estratégico).

Por otro lado, las empresas son cada vez más conscientes de la necesidad de una eficiente gestión de sus recursos para mejorar el desarrollo de su actividad profesional, ya que ésta influye de manera significativa en la cuenta de resultados de la compañía. Una eficiente gestión de los activos inmobiliarios puede suponer un ahorro de hasta el 30% del total de gastos de explotación.

Reducir costes y mejorar la productividad, son los principales objetivos que persigue una organización, sobre todo en tiempos de desaceleración económica. Esta dinámica empresarial, inmersa en un proceso de cambio, suscita la necesidad de encontrar nuevas fórmulas que garanticen la eficacia y optimización de los metros cuadrados disponibles y de todos los elementos que los componen.

El Facility Management resulta decisivo sobre el que es el segundo apartado de costes de las empresas, por lo que su implantación no sólo mejora la gestión, sino que genera ahorros que pueden alcanzar, en modelos globales, un 20%.

El éxito del FM, tanto en organizaciones públicas como privadas, se refleja en que es una de las disciplinas empresariales que ha experimentado un mayor crecimiento en Europa en los últimos años, con un mercado potencial en España de casi 30.000 millones de euros.

Última modificación: lunes, 12 de mayo de 2014, 16:55